1 de Mayo de 2022 – La Esquina del Pastor

La Esquina del Pastor
¡Bendiciones para ustedes en esta temporada de Pascua, y que
la Alegría y la Paz de Cristo Resucitado llene sus corazones!
¡Fue una alegría ver a tantos de ustedes en las Misas del
Domingo de Pascua este año! Creo que fue la Semana Santa
más concurrida que he vivido desde que llegué a la parroquia
en 2018 – ¡Más de 500 personas vinieron a Misa el Domingo
de Resurrección! ¡Mantengamos ese entusiasmo por Nuestro
Señor Crucificado y Resucitado durante todo el año!
Como católicos, estamos unidos en la fe (profesando la misma
fe católica, aceptando las enseñanzas que Jesucristo nos
transmitió a través de Su santa Iglesia católica), en los
sacramentos (encontrando a Cristo en los siete sacramentos que
dio a su Iglesia), en la moralidad (esforzándonos al menos por
conformarnos a la enseñanza moral dada por Cristo en las
Escrituras y a través de Su Iglesia), y en la oración. Pero como
personas humanas, también necesitamos un verdadero sentido
de comunidad, de familia, que nos apoye en el camino de la Fe
Esperanza y Amor. NO somos individuos autónomos que
podemos hacer todo por nuestra cuenta. De hecho, en nuestra
vida humana natural, necesitamos más tiempo desde el
nacimiento hasta la madurez que cualquiera de las especies en
el reino animal – por lo menos 18 años, y algunos dirían, 25
años más o menos hasta la plena madurez del cerebro humano.
Si necesitamos padres y familia, y un sistema de apoyo para
nuestra vida natural, es tanto más cierto que lo necesitamos
para sostener nuestra vida espiritual, nuestra búsqueda de la
unión con Dios y vida eterna en el cielo.
Por eso es necesaria la parroquia. Necesitamos nuestra familia
espiritual, nuestra comunidad de fe, para apoyarnos en el
camino a través de las dificultades de esta vida, hasta que
lleguemos a la vida eterna con Dios en el cielo. Una vez que
estemos en cielo, estaremos con toda la familia de la Fe, la
Iglesia Católica Triunfante y Glorificado en el cielo como el
Cuerpo de Cristo. Pero hasta entonces, necesitamos ver la
parroquia como nuestro “rancho” espiritual donde nos
ayudamos y apoyamos unos a otros en el camino.
Es hora de volver a esta visión de la parroquia como nuestro
pueblo, nuestra comunidad. Este domingo, únanse a nosotros
para la cena “Con Sabor a México”, y socialicemos con la
familia de nuestro rancho. Y estarás apoyando el nuevo Centro
Juvenil, ¡que nos ayudará durante muchos años en la formación
de nuestros jóvenes en la Fe!.
~ Padre Ben

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.